miércoles, 4 de abril de 2012

Historias para no dormir: Quien avisa no es traidor

Hola a todas y todos!!

Nos pasamos la vida ansiando un hogar prefecto donde hacer vida, donde poder disfrutar de momentos de privacidad y sobre todo, momentos de locura televisiva y culinaria.

Un lugar cálido y agradable que se convierte en una trampa donde tus secuestradores son el sofá, el ordenador y la despensa. Hacer tan cómodo tu hogar te lleva peligrosamente al abismo... de la clausura y la ropa deportiva (véase pijamas, chándal, deportivas...).

Las personas adictas a su casa pueden dividirse en dos grupos según sus hábitos de compra: los que reducen sus compras de moda a un pantalón de chandal que no apriete en la cintura, o camisetas gigantes para estar por casa; y los que utilizan su casa como una pasarela de moda, ante la escasez de salidas al exterior.

Esta adicción unida a la falta de empleo está siendo explotada ya por muchas marcas que sacan su línea de Homewear, nada nuevo, y si no, acudan a Blanco, OyshoMassimo Dutti.... Lo que intentan es crear un tercer grupo de adictas, mezcla de los dos grupos anteriores: "estoy en casa, pero podría sacar la basura vestida así, y mis vecinos no sabrían si estoy en pijama o no".

En más de una ocasión he debido reconocer mi adicción a mi casa, y hoy, por primera vez, reconozco encontrarme en el segundo grupo de adictas. El riesgo de este segundo grupo es el de vestirte dentro de casa como si estuvieras en la calle, y adaptar las tendencias al look "on the sofa". Hoy me ha ocurrido esto: me he despertado, me he duchado, me he vestido en un total look rockero, y todo... para quedarme en casa frente al ordenador. Sé que para quienes me seguís es todo un halago que me arregle para escribir, pero la ocasión quizás mereciera un look "algo más desenfadado", ¿no os parece? Así que: sí, reconozco mi adicción pero a Dios pongo por testigo que nunca, nunca, reduciré mis compras a la búsqueda del pijama perfecto.

Quiero que esto os sirva como aviso: si queréis mantener vuestras salidas de casa comprad un sofá incómodo y daros de baja de internet.
Vuestra ropa os lo agradecerá.

Y ahora sí, me voy a la calle!!!!

Besos




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada