lunes, 13 de agosto de 2012

El eterno dilema: ropa para hacer deporte o ropa para deportistas

Buenas tardes a todas y todos,

A una persona normal las Olimpiadas le suelen inspirar emoción y suspense, e incluso, patriotismo -a los más patrioticos incluso les parece bonito el chándal de la Selección Española-. En un estado de excitación total, algunos son capaces incluso de hacer deporte para emular a las grandes estrellas olímpicas.

Mi caso es muy distinto: pereza total con las Olimpiadas. No sólo porque el deporte no sea lo mío, sino porque la ropa deportiva que aparecen en las Olimpiadas desmotiva a cualquiera. Ropa entallada, lycras, brillos y lentejuelas, colores estridentes...

Ni siquiera de pequeña me gustaban los maillots que llevaban las chicas de gimnasia rítmica. Esos brillos, esas transparencias... un horror. Hay veces que pienso que Beyoncé se inspira en ellos para hacer el vestuario de sus conciertos.

Blanco
Es que habría que diferenciar la ropa deportiva para la gente "de la calle" de la ropa deportiva para los profesionales.

En mi largo periplo por quitarme algunos kilos de encima he pasado por más de cuatro gimnasios en varias ciudades de Andalucía, y puedo deciros que, sólo en una ocasión, vi a una chica con tops ajustados y enseñando ombligo; y creo que esta conducta obedecía más a enseñar el tatoo que a enseñar unos formados abdominales.

Pero si es que... ¿Quién se siente cómoda corriendo sobre una cinta con un top deportivo enseñando todo el abdomen?

Cuando vas en busca de ropa deportiva te encuentras ante el permanente dilema: qué me compro ropa ajustada como si no necesitase hacer deporte o ropa deportiva para personas que necesitan hacer deporte. Porque os prometo, que son ropas muy distintas.

Y al final siempre elegimos la segunda opción, porque si necesitamos hacer deporte no nos compramos un top ombliguero, ni un short ajustado. Nos compramos un pantalón y una camiseta más o menos amplias que nos permitan movernos de un lado a otro,... y todo ello, sin hacer el ridículo, que es lo más importante.  

Blanco y Oysho, por poner un ejemplo, han sacado sus líneas Gymwear, y salvando algunas prendas fluorescentes y más propias de las Olimpiadas, el resto es bastante aceptable.

Sin duda, si me comprase algo de ropa deportiva acudiría a las grandes marcas como Nike, Adidas o Reebok sólo para calzarme unas buenas zapatillas. Pero para perder esos centímetros de más no hay nada como un buen pantalón de chandal y una camiseta, y parece que Oysho y Blanco han caído en la cuenta.

Ciao cuores!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada